Todo lo necesario para emprender como profe online

Te vamos a contar paso a paso, lo que pensamos que es más importante saber a la hora de crear tu escuela online. Verás que estos pasos coinciden con nuestro catálogo de cursos. Y es que dicho catálogo no está elegido al azar. Está pensado para abarcar el mayor número de las situaciones y necesidades que te vas a encontrar en el camino de convertirte en profe online y tener unos ingresos rentables con esta profesión.

Dar una clase online: conocer la materia y saber cómo enseñarla

En nuestro trabajo como orientadores de profesores online conocemos a muchos profesionales que tienen unos conocimientos soberbios de la materia que quieren enseñar, pero que no conocen las herramientas y las formas adecuadas para sentirse cómodos a la hora de dar clase online y transmitir toda esa información que tienen en sus cabeza.

Por eso, te vamos a contar una obviedad: para que tus clases sean eficientes, debes saber dar clases. Tan importante como conocer profundamente lo que quieres enseñar es saber cómo hacerlo, tener claro con qué herramientas trabajar o, por ejemplo, decidir qué tipo de actividades usar online.

Curso: Cómo dar una clase online 

Vamos a destacar de nuestra competencia, para que nuestros futuros alumnos sepan reconocernos

Cuando vas al supermercado a comprar un producto que nunca habías comprado antes, ¿en qué marca te fijas primero? Lo más común es que te fijes en las marcas más reconocibles, las más famosas. Incluso aunque nunca la hayas consumido antes. Habrá algunas marcas que te suenen más que otras o que reconozcas su logo o sus colores. Y eso hará que confíes en ella un poco más que en los mismos productos de la competencia. Esta es una actitud muy estudiada en psicología y muy usada en el mundo del marketing.

¿Y cómo consiguen que confíes en dicha marca nada más verla? Haciendo que les recuerdes por una razón u otra. Y eso es totalmente aplicable a nuestro mundo de profes online. Somos demasiados profes enseñando la misma materia (¡sea cual sea la que enseñes!). Así pues, tenemos que hacer que cuando nos vean, nos reconozcan y confíen en nosotros rápidamente para después poder vender nuestras clases. En este momento es importante pensar que lo que vendemos son unos servicios profesionales a unos clientes. Olvídate por un momento de la figura de profesor y de la del alumno, piensa en los términos profesional y cliente.

Sabes muy bien que, en ese sentido, necesitas presentarte de la forma adecuada ante tus futuros clientes. No se trata de escoger un buen nombre, un bonito logo y unos colores adecuados. Se trata de dar coherencia a todo lo que haces, a todo lo que muestras. Que la gente, cuando vea tus redes sociales o tu página web, te reconozca a la primera. Piensa en las empresas pequeñas o grandes que conoces, piensa en los pequeños profesionales de tu barrio. Es muy probable que cuando pienses en ellos te llegue cierta imagen, una forma de ser, una forma de comunicar las cosas y sí, también unos colores y un logo.

Bueno, pues todo eso es la marca personal. Es lo que te hace reconocible y, la necesitamos, porque en el mundo online hay muchísimos profes que enseñarán lo mismo que nosotros. Por eso hace falta que seamos reconocibles, que destaquemos en las redes sociales. Justo para eso es la marca personal.

Curso: Destaca de la competencia con tu marca personal 

Vamos a conseguir alumnos de forma activa en las redes sociales

¿Ya sabes enseñar? ¿Ya has decidido cómo será tu marca personal? Perfecto. Pero ahora falta lo más importante: tener alumnos a quien enseñar. Hay profesores que piensan que con solo tener los títulos adecuados o una forma de enseñar fantástica ya lo tienen todo. Pero claro, si nadie te conoce ¿para que te sirve ser el mejor profe del mundo? Esa es la razón por la que insistimos una y otra vez en la necesidad de tener cierta mentalidad emprendedora y en no ser «simplemente» buenos profes, con todo lo importante que eso es. En este momento es necesario pensar que lo que vendemos son unos servicios profesionales a unos clientes. Olvídate por un momento de la figura de profesor y de la del alumno, piensa en los términos profesional y cliente.

¿Cómo hacer que los clientes lleguen a nosotros? Aunque hay muchas formas, la más popular es la de divulgar contenidos de diferente tipo por las redes sociales para que nuestros futuros alumnos nos conozcan y poderles atraer hacia nuestra página web o donde sea que puedan reservar su primera clase o una clase de prueba con nosotros.

Pero eso es más fácil de decir que de hacer. En realidad también es fácil de hacer, pero sabiendo cómo. Aunque no haya fórmulas mágicas, sí que hay que saber el tipo de contenidos que debemos presentar en cada momento, el lugar y el momento adecuados para hacerlos y muchos otros detalles. Todo ello desde una base de coherencia que haga que nuestra marca personal, nuestra forma de dar las clases, nuestros conocimiento y nuestros futuros clientes conecten de la mejor forma para que todo llegue a buen puerto.

No se trata de publicar en las redes 10 consejos por día sobre lo que enseñes. Se trata de minimizar el esfuerzo y maximizar el rendimiento. Y para ello, nosotros somos fieles seguidores del Inbound Marketing. Una serie de técnicas para divulgar y captar la atención de nuestros alumnos potenciales.

Curso: Consigue más alumnos a partir de tu material didáctico  

Especializarte o ser uno más

Hablemos del gran elefante en la sala en el mundo de los emprendeprofes. Este es ni más ni menos que la especialización. Un tema que a muchos profes les pone en tensión porque da mucho miedo. Más concretamente nos referimos a la necesidad de enfocar nuestros esfuerzos de divulgación (de lo que hablábamos en el anterior bloque) en un grupo de posibles alumnos muy concretos. Por ejemplo, podemos especializarnos en dar clases de español para quien quiere obtener el diploma DELE o dar clases de Yoga para altos ejecutivos.

Muchísimos profes piensan que al centrarse en un grupo pequeño de posibles clientes, están cerrando las puertas al resto. Pero hay que verlo de otra forma. Déjanos ponerte un ejemplo práctico que seguro que te es más familiar. Imagina que estás en una ciudad que no conoces y quieres comer comida japonesa. Tienes varios restaurantes asiáticos donde, una de las posibilidades, es la comida japonesa. Pero también tienes un restaurante donde tan solo vendes alimentos de este país. Al no conocer ninguno de los lugares, lo más posible es que termines yendo al restaurante especializado ¿no es verdad? Pero también puedes verlo de otra forma. Si lo que quieres es comer comida asiática, puedes ir a uno de esos restaurantes más genéricos, pero nada te impide ir al que solo venden comida japonesa ya que entra dentro de tus gustos.

Esto ocurre exactamente igual en nuestros mundo de profes online. Podemos dirigir nuestros esfuerzos a un grupo específico de alumnos (lo cuál tiene innumerables ventajas) o bien ser genéricos. Pero hay algo que tienes que tener en cuenta. Hoy en día la mayoría de los profes de cualquier materia que encuentras por la red son genéricos. Es decir, no destacan por nada en particular. Hay una barbaridad de profes que no ofrecen nada especial. ¿Cómo va a escoger un alumno entre todos ellos? Es mucho más fácil ganar la atención de tus futuros alumnos cuando te centras en un tema, en un grupo de clientes posibles, en una nacionalidad o en mil detalles que nos pueden hacer diferentes y destacar de nuestra competencia.

Curso: Cómo conseguir más alumnos sabiendo a quién te diriges 

Creando tu central de información: la página web

Ya tenemos claro a quién dirigirnos, cómo hacerlo y cómo presentarnos. Ahora es el turno de que nuestros futuros alumnos se sientan tan interesados por nuestras clases que quieran más información o, directamente, reservar una. Para ello está la página web. 

Nos gusta pensar que nuestra página es como una central de información. Sirve para que el futuro alumno que ya vio un montón de contenidos nuestros en las redes, nos conozca mejor e incluso tenga oportunidad de reservar una clase. Pero aquí llega el problema: no sabemos hacer una página web.

La realidad es que crear una página es mucho más fácil de lo que pueda parecer a primera vista, aunque eso no quiere decir que no tenga complicaciones… ¡como todo!

Hay que tener en cuenta dónde albergar nuestra página, qué dominio comprar, en qué tipo de WordPress hacerla y por supuesto: ¡hay que hacerla!

Podemos pedir que nos la haga un profesional (que no sale muy barato), que nos la haga nuestro amigo informático (inmejorable forma de perder una amistad ;)) o podemos aprender a hacerla nosotros. Aunque sea porque así, en el futuro, no tendremos que depender de nadie para, una vez terminada, poder hacer cualquier pequeña modificación que creamos necesaria en un momento dado. Esa independencia por si sola, es razón suficiente para intentar aprender a crear una web por nuestra cuenta.

Curso: Aprende a crear tu propia página web en WordPress

La página web y su contenido: útil y que nos ayude a conseguir alumnos

Crear una página web es posible, sea por nuestra cuenta, sea con un profesional. Pero lo cierto es que una web no es simplemente un amasijo de palabras. Hay un contenido específico básico que necesitamos conocer y que debemos saber cómo presentarlo.

Si piensas que todo consiste en crear unos textos con toda la información que el alumno necesitará leer, vamos a corregirte esa creencia. El alumno tiene mil páginas de mil profesores donde elegir. El que destaque de los otros irá un paso por delante para llevarse a un alumno. Los contenidos de la página no deben ser solamente informativos. Deben ayudar a que la persona que está visitando tu página se sienta convencida, segura e incluso feliz de hacer lo correcto a la hora de reservar una clase contigo.

Necesitas llamar la atención, hacer que el alumnos no se vaya tras leer dos palabras o que, al menos, vuelva de vez en cuando a tu página hasta que se convenza de que quiere tener clases contigo.

En definitiva: debes ver el contenido de tu página web como una forma de atraer al alumnos a tus clases, no solo de darle información sin más.

Curso: Qué contenido debe tener una página web para atraer a tus futuros alumnos

Tenemos todo: falta la organización

Hay mucho trabajo que hacer y sabemos que no es nada fácil porque tienes una vida que atender. Tus 24 horas no son dedicadas en exclusiva a las clases online. Nunca lo son. Así que muchas veces hay que sacar tiempo de donde parece que no hay.

Organizarse para llevar a cabo tu proyecto de profe online es todo un arte y la verdad es que no hay una forma clara de hacerlo y que sirva para todo el mundo. Hay que ver varias formas de aprovechar el tiempo y ver cuál de ellas nos conviene más.

También hay que conocernos a nosotros mismos. Qué es lo que hacemos, lo que nos gusta hacer, lo que podríamos hacer mejor o lo que deberíamos dejar de hacer. Son muchos detalles a tener en cuenta en una senda de autoconocimiento que nos proporcionará más tiempo o tiempo de mejor calidad para que nuestro proyecto salga adelante.

No te pongas a crear tu proyecto sin control. Lo único que vas a conseguir es, semanas o meses después, ver cómo te frustraste repetidas veces por no haber hecho las cosas en el orden adecuado o por no haber pensado en lo que debías hacer.

Aunque pocas veces se habla de este tema: aprender a organizarse y a conocer nuestro día a día es la primera tarea a la que debería enfrentarse un emprendeprofe.

Curso: Organiza tu tiempo y tus ideas para sacar adelante tu negocio de enseñanza online 

Antes de que sea tarde: soluciones a los problemas de estar todo el día sentados

Por último hemos dejado este tema para el final. ¿Por qué? ¿Por qué es  poco importante? No, más bien porque los profes normalmente lo retrasamos hasta que ya es demasiado tarde. Estamos hablando del cuidado físico.

Ser profe online significa tener una profesión sedentaria o particularmente parada. Excepto que seas profe de ejercicios físicos, ¡claro! Pero para la gran mayoría esto no es así. Nuestro trabajo consiste en estar en frente del ordenador un montón de horas: bien dando la clase, bien preparándola, bien atendiendo tareas administrativas.

Al cabo de unas semanas  o unos meses nuestro cuerpo no lo va a aguantar más. Nos va a gritar, nos va a intentar decir que lo estamos haciendo mal porque, no hace falta que te lo digamos, la gran mayoría de las personas no tenemos ni idea de cómo sentarnos de forma adecuada delante de un ordenador o qué tipo de ejercicios nos pueden servir para mejorar nuestras malas posturas o nuestra quietud en la silla.

Haznos caso, no dejes para cuando sea demasiado tarde el problema de los dolores de tu cuerpo. Porque en ese momento la solución será mucho más complicada.

Curso: Evita los problemas de una profesión sedentaria