Cómo gestionar una clase online en grupo

Cómo gestionar una clase online en grupo

Si hay una característica común a casi todos los profesores y docentes es el miedo a lo desconocido.

En el aula nos sentimos bien. Todo está bajo control. El espacio, los alumnos, la tecnología, los materiales… incluso la temperatura si hay termostato en clase. El aula es casa, es territorio conocido. 

Cuando por circunstancias de la vida, llámalo cuarentena o llámalo decisión propia de enseñar online, cambiamos ese espacio seguro por otro que tiene el mismo nombre pero distinto apellido: aula VIRTUAL, la cosa cambia. Porque virtual suena a distancia, a digital, a complicación, a frialdad, a descontrol y  lejanía (por decir solo algunas características). 

Hoy me he propuesto un objetivo: hacerte cambiar de opinión. Por eso voy a compartir contigo algunas tácticas y estrategias para gestionar tus clases online en grupo (tanto reducidos como grandes) para que te sientas en lugar seguro, como en casa. 

Elige el camino simple

Son muchos los profesores en medio de la transición de clases presenciales a clases online que se encuentran desbordados por el arsenal de aplicaciones y materiales digitales existentes y que casi sin darse cuenta se ponen a sí mismos en un camino estrecho, oscuro y sin salida. 

Enseñar online no significa utilizar 200 recursos diferentes. Lo que define a una clase online es que se realiza a través de una aplicación de videollamada. Ni más ni menos. Nuestra primera recomendación y, sinceramente, las más importante de todas es: no te compliques la vida.

Empieza con lo mínimo

No necesitas comenzar aprendiendo mil trucos y herramientas, ya irás viendo la evolución de tus clases y del alumnado.  En este artículo te contamos las que para nosotros son las herramientas indispensables para dar una clase online y que son más que suficientes para comenzar. A partir de ahí, pasitos de hormiguita y a avanzar.

Tómate el tiempo de poner normas para la clase

No hay nada más eficaz para evitar malentendidos y problemas en clase que un buen “decálogo de comportamiento” para las clases online. Consejo válido para niños, jóvenes y adultos. Las normas serán diferentes, obviamente, pero es importante que existan. Señalar desde el inicio cómo se comunica en clase, lo que se puede y no se puede hacer es indispensable para que la clase online se desarrolle de manera fluida.

Enseña a tus estudiantes cómo funciona el entorno virtual en el que vais a trabajar

Para ello, tú mismo/a necesitas conocer bien las herramientas que vas a utilizar y, sobre todo, cómo se ven desde el punto de vista del estudiante y es que muchas veces los menús y opciones cambian y debes ser capaz de guiarlos en caso de problemas. Explícales cómo poner y quitar micro y cámara, dónde está el chat y cómo usarlo, cómo enviar y abrir archivos, cómo compartir pantalla, cómo reaccionar durante la clase o como pedir la palabra. 

Decidir la autonomía de tus alumnos en función del grupo

No todos los alumnos son iguales, no te estamos enseñando nada nuevo con esto. Al igual que en el entorno presencial, es importante elegir los límites en función del comportamiento de cada clase. Para esto, entre muchas otras cosas, recomendamos la aplicación de videollamada Zoom, ya que te permite modificar muchísimos aspectos en la configuración para dar más o menos libertades a los alumnos y así evitar problemas como: “fulanito no para de activar su micro y gritar” o “menganito comparte pantalla y me interrumpe”.

Divide a tus alumnos en pequeños grupos para facilitar la interacción.

Por supuesto todo depende de la materia que impartes y de la manera en la que te gusta trabajar, pero un recurso muy utilizado en las clases presenciales es proponer actividades “en petit comité”. ¡Sorpresa! También puedes hacer esto en el entorno online. Separar a los alumnos en salas diferentes es fácil e intuitivo con Zoom (una vez más). Los alumnos podrán trabajar de manera autónoma, pero vigilados por ti, podrán compartir pantalla, intercambiar a través del chat y realizar cualquier actividad que les podrías proponer en el aula convencional.

Comparte pantalla a modo de proyector

Una de las preguntas más frecuentes es, ¿Cómo hago para que todos los alumnos puedan ver no sé qué documento que quiero mostrarles? Simplemente tienes que compartir tu pantalla y tus estudiantes podrán ver (y escuchar) cualquier tipo de documento, ya sea imagen o vídeo que quieras mostrarles. Quien dice imagen dice juego, corto de YouTube, pdf explicativo, actividad interactiva, un test… lo que quieras. 

Utiliza links de Google Drive y el chat para enviar documentos

Quizás otras veces prefieras enviarles los contenidos a los alumnos para que los vean individualmente o para que puedan posteriormente trabajar en salas separadas. Tienes dos opciones para gestionar esto:

  • Digitaliza y sube lo que necesites a Google Drive y envíales un enlace “para ver” el contenido. De esta manera, podrán acceder a la actividad y realizarla haciendo un único clic. 
  • Envía el archivo por el chat de la videollamada y pide a tus alumnos de abrir y descargar el archivo. ¡Tachán! Ya lo tendrán en su ordenador.

Aprovecha todas las funciones de la pizarra interactiva

Dibujar, escribir, señalar, reaccionar, hace capturas de pantalla… Esas son las funciones incluidas en la aplicación Zoom y que tanto tú como tus alumnos podréis hacer durante la clase. Aquí tienes algunos ejemplos:

Verás que hemos mencionado varias veces la aplicación Zoom. Puedes acceder aquí a la página web para echarle un ojo si no la conoces ya y también te dejamos aquí una guía para profes y otra para alumnos para aprender a sacarle el máximo partido a la misma.

Guía para profes.
Guía para alumnos.

Aprende a entender el lenguaje corporal de tus alumnos

El miedo a la frialdad y distancia de las clases online es generalizado, no te vayas a pensar que eres la única persona que tiene esa idea en mente. Con el tiempo verás que esa idea no se corresponde en absoluto con la realidad. Aprenderás a leer perfectamente lo que sienten y piensan tus alumnos viéndolos de “pecho para arriba”: quién está aburrido, quién no entiende lo que has explicado, quién quiere participar, quién está disfrutando con tu explicación… TODO. 

La moraleja que nos gustaría dejar grabada en tu cerebro es que enseñar online es simplemente un cambio de perspectiva. Tu metodología puede seguir siendo la misma. Podrás seguir haciendo el mismo tipo de actividades y ejercicios que antes. Habrá clases fáciles y difíciles. Tendrás que aprender cosas nuevas y desaprender otras. Pero, ante todo recuerda, sigues siendo un profesor frente a tu clase de siempre. 

Esperamos de corazón que estas estrategias te faciliten la vida a la hora de  gestionar una clase grupal online sin morir en el intento.

 Si te surgen otras dudas o problemas déjanos un comentario e intentaremos ayudarte. 

¡Feliz clase online, profe!

 

 

 

Minicurso gratuito para comenzar a crear tu propia escuela en la red
Apúntate a nuestro curso gratis en 4 vídeos donde podrás aprender los conceptos más importantes y básicos sobre tener tu propia escuela online.
Información básica sobre Protección de Datos

Deja una respuesta